lunes, 29 de agosto de 2011

Perú 43 (2011) Regreso al albergue Humboldt

Trayecto Tarapoto-Puerto Bermudez
Tras pasar unos días con la gente de la concesión de Ojos de Agua se me acababa el tiempo de mi estancia en Perú y no quería dejar de visitar el albergue Humboldt en Puerto Bermúdez. El recorrido lógico desde donde me encontraba sería haber continuado la carretera marginal de la selva hacia el sur. Sin embargo calculé que para llegar hasta allí podía tardar aproximadamente cuatro días por tierra. Esa carretera es desaconsejable hacerla en autobuses nocturnos ya que su alejamiento de grandes poblaciones hace que con cierta periodicidad se produzcan asaltos. Además en época de lluvias suele haber desprendimientos en algunos tramos y otros no están asfaltados por lo que no era una buena opción. Contra cualquier lógica, salía mejor coger un avión a Lima, de ahí cruzar los Andes por el puerto de Ticlio de Anticona a 4.850 metros y bajar luego a través de la ceja de selva hacia el río Pichis. En día y medio estaría en Puerto Bermúdez.

viernes, 19 de agosto de 2011

Perú 42 (2011) Más anfibios y reptiles del bosque seco

Geko Gonatodes humeralis Foto: César Aguilar
Unos reptiles generalistas que solíamos ver en los árboles cerca de la cabaña eran unos pequeños gekos coloridos. La especie es Gonatodes humeralis y los llamativos son los machos ya que las hembras, que también veíamos, presentan un patrón rayado más discreto. La verdad es que en este bosque seco me estaba resultando más sencillo ver anfibios y reptiles que en otros bosques húmedos que había visitado. Por las noches, linterna en mano, eran muy comunes unos sapos tremendos que ya me había encontrado en Pucunucho. La especie es Rhinella marina y son lo más parecido que hay a los sapos comunes (Bufo bufo) de Europa, de hecho el género de estos sapos de aquí lo acaban de cambiar, pero hasta hace bien tiempo eran considerados también como Bufo por su gran parecido.

sábado, 13 de agosto de 2011

Perú 41 (2011) Aves del bosque y ranas venenosas

Campephilus melanoleucos Foto: César Aguilar
Observar aves dentro de este bosque seco me resultó algo más difícil que en otros bosques húmedos de los que venía. Aún así, por las mañanas era muy común ver unos cuantos colibríes ermitaños (Phaethornis sp) en las cercanías de la cabaña cantando y marcando territorio en rápidas persecuciones con otros individuos. Casi todos los que había visto hasta el momento era en bebederos preparados o muy de pasada. Estos, sin embargo se mostraban muy territoriales en un sotobosque que apenas parecía tener flores donde se pudieran alimentar. Otro ave que en la zona ocupaba el arbolado viejo, era uno de esos carpinteros espectaculares de gran tamaño y cresta roja típicos de la región amazónica. Hay un par de especies casi iguales que sin experiencia cuesta un poco distinguir, son el Dryocopus lineatus y el Campephilus melanoleucos.

viernes, 5 de agosto de 2011

Perú 40 (2011) Platycerium andinum, quinillas y manchingas

Platycerium andinum Foto: César Mª Aguilar
El hábitat de la concesión Ojos de Agua es lo que se conoce como bosque seco tropical del Huallaga, un bosque seco muy distinto del que había tenido ocasión de ver en el río Utcubamba. Este de aquí es realmente más frondoso y no hay presencia de acacias, chumberas o cactáceas que vi en aquel otro. Sin embargo las quebradas no llevan agua más que en la época de lluvias, el resto del año en toda la zona solo quedan unas pequeñas cubetas con agua en un barranco. Son poco más que charcos, pero el hecho de permanecer durante toda la época seca a motivado a los pobladores a llamar a la zona con el nombre que reciben, Ojos de Agua. Uno de los principales atractivos de este bosque es la presencia en todo él de un gran helecho que crece sobre las partes altas de los árboles. Se trata del Platycerium andinum, también conocido como corona de los ángeles que puede alcanzar hasta casi metro y medio de diámetro.

lunes, 1 de agosto de 2011

Perú 39 (2011) El bosque del Futuro “Ojos de Agua”

Logo de la asociación con rana venenosa de la zona
Finalizado el recorrido por el Pacaya Samiria, estaba pendiente de las prospecciones de mono tocón que había quedado de hacer con la gente de PMT. Pero el conductor de su equipo seguía de baja así que el trabajo se retrasaría sin fecha fija. De este modo recordé un ofrecimiento que me había hecho Hugo Vazquez unas semanas atrás cuando yo estaba dando la formación a los guardas del Bosque de Protección Alto Mayo. Hugo trabajaba entonces de albañil en la construcción del centro de visitantes donde permaneci aquella semana. Nos contaba que en su pueblo, Pucacaca, habían formado una asociación de agricultores para la conservación de un bosque seco tropical, de la que él había sido presidente algunos años. Estaban muy ilusionados de llevar adelante el proyecto y hacía bien poco habían conseguido, finalmente, que el estado les cediese un bosque de casi 2500 hectáreas, “Ojos de Agua”, con una figura que llaman “concesión para la conservación”.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...