martes, 29 de noviembre de 2011

Delta del Ebro 1 (2011) Arrozales y lagunas

Paisaje de arrozales en julio. Foto: César Aguilar
No se muy bien por qué, pero a pesar de tener el Delta del Ebro tan cerca desde Logroño, aún no lo había visitado ninguna vez. Así que cuando este verano Javier Robres me dijo que se iba para allí, le cogí la “oferta” al vuelo y nos fuimos un par de días a la zona. La última semana de julio no era la más apropiada para el sitio, aún apenas había comenzado el paso de limícolas, pero de todos modos fue una visita agradecida con unos días algo nublados que nos evitaron los calores estivales. Recorrer los arrozales de ambos lados del Ebro es un disfrute para la vista. A cada poco vas viendo todo tipo de ardeidas y en esas fechas había un gran número de ejemplares por la presencia de los juveniles recién volados. Las que más me llamaron la atención fueron las garcillas cangrejeras (Ardeola ralloides), las vimos en abundancia y como los arrozales se ven desde el coche haciendo paradas en las carreteras, se dan buenas condiciones para sacarlas fotos desde la ventanilla sin que se vayan. En ese mes las tablas de arroz estaban inundadas, con las plantas bien crecidas y algunas ya espigadas pero verdes.

sábado, 26 de noviembre de 2011

Chris Stewart, un viajero asentado (Libros)

Tres maneras de volcar un barco


Chris Stewart
Ediciones Salamandra. Barcelona. 2010
ISBN 978-84-9838-298-3
(Biblioteca Pública de La Rioja 820-3 STE tre)

Un día oí a Chris Stewart hablar en la radio de este, su último libro, y me despertó la curiosidad sobre sus relatos viajeros. Para quien no lo conozca, es un tipo bastante curioso que ya se había hecho célebre como escritor con su primer libro “Entre limones”. Británico, de vida errante durante algunos años, batería en el primer disco de Génesis, esquilador de ovejas en Suecia o redactor de guías de viaje, son algunas de las “perlas excéntricas” que completan una curiosa biografía personal. El caso es que tiene una manera de escribir campechana y riéndose de sí mismo que ha conectado con mucha gente, en especial con el público británico donde tiene mucha acogida. No hay más que ver el título del libro “Tres maneras de volcar un barco” en el que cuenta varias historias relacionadas con los barcos y su poca habilidad para la náutica

lunes, 21 de noviembre de 2011

Cabo de Gata 6 (2011) Vida bajo el agua en el infralitoral

Anémona (Anemonia sulcata). Foto: César Aguilar
Pero lo más interesante del Cabo de Gata se encuentra debajo del agua así que es cuestión de ponerse unas gafas de snorkel y enredar por ahí. Sobre rocas y en zonas iluminadas son localmente abundantes las anémonas comunes, Anemonia sulcata, que adquieren una coloración violácea por la presencia de unas algas simbiontes llamadas zooxantelas. Otros cnidarios curiosos son los tomates marinos, Actinia equina, pero que como es nocturno se suele ver con los  tentáculos recogidos con el tamaño y forma al que alude su nombre común. Algo que hace singulares a estos fondos son las buenas extensiones de Posidonia oceanica. Algunas de estas praderas submarinas están muy superficiales lo que permite recorrerlas sin necesidad de recurrir a un equipo de buceo. La posidonia es una fanerógama marina, no un alga como pudiera parecer, y sus praderas son de gran interés ecológico. Se trata además de un endemismo propio del Mediterráneo, una especie relicta del antiguo mar de Tetis. Uno de los sitios donde la estuve viendo fue en un costado de la playa de los Genoveses. Allí también aparecía Cymodocea nodosa, otra fanerógama con hojas más finas que coloniza fondos arenosos que luego ocupa Posidonia.

martes, 15 de noviembre de 2011

Cabo de Gata 5 (2011) Algas de la rompiente y zona infralitoral

Rompiente repleta de algas. Foto: C. Aguilar
Los charcos intermareales y los bordes de los arrecifes de vermétidos son una buena ocasión para ver y fotografiar varias especies de flora y fauna marina. Algunas de ellas es posible verlas también buceando o haciendo esnorkel, pero dentro del agua ya no tienes la ayuda de una guía a mano ni tampoco, yo al menos, puedes fotografiarlas para identificarlas más tarde. Es el caso de varias especies de algas que se distribuyen por la zona infralitoral, esa que siempre está inundada, bien iluminada y donde se sitúan las algas fotófilas. Entre ellas está el alga parda Cystoseira sp., normalmente C. mediterranea que alcanza densos recubrimientos en las zonas batidas. Las comunidades de Cystoseira crecen erguidas y son comparadas a menudo con bosques en miniatura ya que en ellas se suelen diferenciar varios estratos.

jueves, 10 de noviembre de 2011

Cabo de Gata 4 (2011) Arrecifes de vermétidos

Arrecifes de vermétidos en El Playazo. C. Aguilar
Una de las actividades que encuentro más entretenidas de las playas es pulular por esos charcos de la zona intermareal viendo lo que vive allí . Para eso se necesitan zonas rocosas y en las costas del cabo de Gata no faltan en la mayoría de las playas, ya que  muchas se sitúan en calas de pequeño o mediano tamaño. Es algo que suelen hacer a los críos, cubito en mano, persiguiendo esquivos cangrejos o fascinándose por la presencia de alguna quisquilla o algún pequeño pez en las cubetas. Pero la zona intermareal del mar Mediterráneo es muy reducida ya que no hay más de medio metro entre la pleamar y la bajamar. Esto está relacionado con su condición de mar cerrado, que solo conecta con el resto de masas de agua oceánicas por el Estrecho de Gibraltar. Ese “cuello de botella” impide la transmisión de las mareas a sus costas con la envergadura que lo hace en litorales abiertos como el Cantábrico.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Cabo de Gata 3 (2011) Barrancos y costas áridas 3

Acantilados del Playazo a Las Negras. Foto: C. Aguilar
La costa del Cabo de Gata tiene un cromatismo especial, allí se juntan tramos de origen volcánico de color negro con otros de dunas fosilizadas en amarillos intensos. Un tramo muy interesante se extiende entre el Playazo de Rodalquilar y la localidad de Las Negras. Ahí hubo una pequeña cuenca sedimentaria que se formó tras la actividad volcánica que dio origen a la zona. El sendero de La Molata recorre ese tramo, y por ello se pueden encontrar restos de fauna marina fosilizada, como los de unas conchas de erizos asimétricos que no había visto hasta ahora en fósiles. También las vistas de los acantilados son impresionantes, sobretodo con luz de mañana acompañadas de las idas y venidas de los vencejos reales (Apus melba) que crían en las grietas de los cortados marinos.

martes, 1 de noviembre de 2011

Cabo de Gata 2 (2011) Barrancos y costas áridas 2

Logo "Espantapitas" y campo de pitas. C. Aguilar
Otra de las plantas del paisaje del Cabo de Gata que destaca cuando llegas por primera vez es la pita (Agave americana). Es tan llamativo el porte que alcanza y su abundancia en algunos puntos, que se ha utilizado como elemento de identificación con la naturaleza de la zona. No se si ahora seguirá existiendo, pero hasta hace algunos años había un festival de música y cine en la zona llamado “Espantapitas” que pudimos ver en visitas anteriores al Cabo de Gata. El logo de ese festival era una bonita y “mística” ilustración de un Agave americana con sus “espigas” recién florecidas como las que pudimos ver al comienzo de este verano. Sin embargo estas plantas no son una especie autóctona sino propia del continente americano.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...