viernes, 24 de febrero de 2012

Francia 9 (2011) Flora y fauna marina en la Península de Crozón

Erizos irregulares arrastrados a la playa. C. Aguilar
La última escala en el recorrido por la Bretaña fue la región más occidental de Francia. Es la que más se adentra en el Atlántico y por ello, al igual que hacemos en España, también la llaman Finisterre. Allí visitamos un par de playas, la localidad de Morgat y el cabo Chevre, todo ello en la Península de Crozón. Después de unos días lluviosos salió el sol, subieron las temperaturas y nos acercamos a las playas. Una de ellas estaba bien para tomar el sol pero no para bañarse, pues todas las olas iban cargadas de “tropezones” de algas batidas como si se tratara de una sopa de verduras. Eso no era más que el subproducto de lo que el mar arrojaba a la playa. Con marea baja el arenal había quedado tapizado de conchas de varias especies de bivalvos, muchas algas y esqueletos de erizos de mar asimétricos.


sábado, 18 de febrero de 2012

Francia 8 (2011) Siete Islas y la costa del granito rosa

Especies nidificantes en la R.N. de las Siete Islas
Con el tiempo de perros que hacía aquel día, mucho dudaba de que el barco que iba a la Reserva Natural de las Siete Islas fuera a salir. Ese archipiélago de pequeñas islas alberga 12 especies de aves marinas nidificantes y en su conjunto más de 20.000 parejas. Después de echar un vistazo por las costas del Cabo Frehel y comprobar que ya era tarde para algunas colonias de marinas, tampoco confiaba en ver las imágenes que publicitaba la compañía de barcos. Pero que va, el barco estaba atiborrado de gente y las expectativas se cumplieron. La gente de allí parece que no se amedrenta de salir en pleno julio con mala mar y un día de perros.


sábado, 11 de febrero de 2012

Francia 7 (2011) El Cabo Frehel y los pescadores de Paimpol

Erica ciliaris Foto: César Aguilar
En la costa norte de la Bretaña, la que mira al Canal de la Mancha, aprovechamos el buen tiempo para visitar algunas poblaciones y el Cabo Frehel. Al igual que nos sucedió con otras zonas naturales costeras, estaba llenita de visitantes. La zona tiene un faro histórico y búnkers de la II Guerra Mundial dispersos. Pero lo mejor es el paisaje en rosa y amarillo de turberas y brezales que se extiende todo lo que alcanza la vista. En colores rosas estaban las flores de cuatro especies de brezos, Erica cinerea, Erica ciliaris, el brezo de turbera (Erica tetralix) y la brecina (Calluna vulgaris). Son especies que también se pueden encontrar en la Península Ibérica en hábitats norteños y paisajes cantábricos.


domingo, 5 de febrero de 2012

Francia 6 (2011) Mont Sant Michel

Vista del Mont Sant Michel Foto: Iratxe González
El Mont Sant Michel es quizá la imagen más emblemática de la Bretaña y por ello la más turística. Cuando se visitan sitios así hay que atenerse a las consecuencias de la masificación. Es necesario abstraerse en cierto modo de la avalancha de gente y ver lo que a uno le interesa, aún así, si se busca la tranquilidad y el reposo de la abadía, en pleno verano será difícil encontrarla. Uno de los atractivos principales para mí, es el paraje natural en el que se encuentra. El peñasco donde edificaron la abadía y la ciudad amurallada están en medio de una enorme bahía unida a tierra firme por un cordón dunar. A través de este último discurre la carretera de acceso. Con las mareas altas, pero solo en algunos momentos del año, la península pasa a ser una isla por algunas horas, al cubrirse la carretera y quedar toda rodeada de agua. En ello reside la singularidad del sitio.


miércoles, 1 de febrero de 2012

Francia 5 (2011) Costa salvaje y Península de Quiberon

Costa salvaje en Quimberón. Foto: César Aguilar
Los franceses venden muy bien sus “productos” y por eso ante el apelativo de la costa salvaje en la Península de Quiberon quizás esperaba algo más. Cerca de Carnac se sitúa un larga barra de arena de 15 kilómetros que se adentra en el Atlántico, con largas playas a ambos lados, flora dunar, y acabado en un zócalo amplio de roca dura. Toda la zona es muy turística y hay muchas poblaciones dispersas, además está ahí el puerto donde se coge el ferry a la isla más grande del Atlántico de Francia, Belle-Ile-en-Mer. En general las costas bretonas están bastante pobladas, además con un tipo de ocupación del hábitat muy disperso con edificaciones cuidadas y bonitas pero continuas y por doquier. Fuera de las carreteras principales, en torno a las poblaciones de la costa, te pasas el día recorriendo avenidas con casas ajardinadas, rotondas y más rotondas para llegar a un sitio natural sin gente.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...