domingo, 31 de mayo de 2015

Brasil 12 (2014) Bajo el agua del Morro de Sao Paulo

Playas de Morro de Sao Paulo. Foto: C. Aguilar
El Morro de Sao Paulo es una zona de playas e islas a dos horas en ferry de la ciudad de Salvador de Bahía. Al regreso del interior de la Chapada Diamantina yo aún tenía ganas de probar suerte con el snorquel, e Iratxe de disfrutar de unas playas más resguardadas de lo que es habitual en las agitadas costas del Atlántico. Ir y volver en barco en el día fue un poco pesado, pero no disponíamos de tiempo para alojarnos allí como hace la mayoría de la gente. El lugar no estaba mal, pero nos habíamos hecho otra idea. Las principales playas estaban llenas de alojamientos, bares, tiendas y todo lo que a la mayoría de turistas les encanta… uf! nosotros esperábamos menos gente. Con más tiempo hay playas alejadas y tranquilas y pero no es posible visitarlas en un solo día.


sábado, 9 de mayo de 2015

Brasil 11 (2014) Pinturas rupestres y boa en el cerrado

Pinturas rupestres Sierra das Paridas. C. Aguilar
Una de las sorpresas de la Chapada Diamantina fueron sus pinturas rupestres. Nosotros visitamos los abrigos de pinturas de la Sierra das Paridas. Hasta visitar la zona no tenía conocimiento de que existieran yacimientos así por allí y es que algunos solo acaban de empezar a ser explorados. El nombre de la Sierra das Paridas se debe a unas pinturas figurativas que aparecieron en sus abrigos rocosos y que se interpretaron como mujeres dando a luz. Pero en las paredes donde se encontraron había muchas otras escenas y no todas figurativas. Algo sorprendente para mí fue como se hizo el hallazgo del lugar pues da una medida de cómo es el territorio y lo que aún puede quedar por descubrir.


viernes, 1 de mayo de 2015

Brasil 10 (2014) Cascada Fumaça y campos rupestres

Salto de la Cascada Fumaça. Foto: César Mª Aguilar
La cascada Fumaça es uno de los lugares más llamativos de la Chapada Diamantina. Hay muchas cascadas en el parque nacional pero esta es la mayor y, aunque no siempre lleve agua, el sitio es espectacular. Dicen que es la cascada más grande de Brasil con un salto de 360 metros en caída libre. Hay en la parte alta un saliente de roca que hace las veces de mirador sobre el salto. Para el que se atreva. La roca está volada sobre el vacío y no son pocos los que vencen el vértigo para arrastrarse por ella y mirar con el estómago encogido hacia el precipicio. No es mi caso. No es que tenga vértigo en condiciones normales pero aquello me supera con creces.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...